Philip Glass en Quito: lo repetitivo, lo ligero, lo colaborativo

El 25 de noviembre fuimos partícipes del despliegue de arte de Philip Glass y Tim Fain en el escenario del Teatro Sucre. En mi caso, las entradas las tenía hace varios meses, eran la forma de celebrar el cumpleaños de una persona que me acompaña muy de cerca. En el caso de una pareja de amigos míos, su acceso al concierto se concretó a último minuto, cuando entraron clandestinamente al Teatro.

Glass era, como se imaginarán, el intérprete a quien todos conocemos, a quien íbamos a escuchar. Fain llevaba el duro peso de acompañarlo. Glass se mostró en el escenario con particular ligereza. Apareció de repente, anunció brevemente el programa y comenzó a tocar.  Las interpretaciones eran solos para piano de Glass, luego solos para violín de Fain y finalmente algunos dúos de violín y piano. Conforme avanzaba el concierto Glass fue abriendo la conversación, extendiéndose en las explicaciones de sus canciones, bromeando y recordando.  De inicio a fin se mostraba con gran naturalidad, con la soltura de quien no está en un escenario.

. La música de Glass fue un transporte hacia la realidad.  Con Metamorphosis  me liberé de las cargas mentales con que había llegado hasta la butaca y comencé  a vivir la música, me entregue. En la interpretacióne Screens, Glass explicó que compuso la pieza inspirado en el proceso de independencia Argelino. Aquella explicación, sumada a la expresividad misma de la música, hizo que las notas transmitan infinita fuerza y elocuente dolor. 

La repetición en las composiciones de Philip Glass

He pensado recientemente sobre la crítica de que la música de Glass es repetitiva o reiterativa. Se necesita escuchar poco de su repertorio para encontrar razón a esa afirmación (ejemplo: Metamorphosis 2). Lo que quisiera destacar es que la reiteración, que sin duda existe en sus composiciones, quizá no debe ser interpretada como una salida fácil de composición. Una especie de recurso al que se acude porque el compositor sabe que provoca aceptación entre los escuchas. Es más que eso.

Encuentro en lo repetitivo un eco del carácter repetitivo de nuestra intimidad y nuestra corporalidad. ¿Qué parte de nuestra intimidad es repetitiva? ¿Qué en nuestra corporalidad es repetitivo? Entre las múltiples expresiones de repetición en el ser humano vienen a mi mente dos: los ciclos emocionales y la respiración. En muchas de las composiciones de Glass pareciera que la interpretación reinicia en la mitad. Existe un silencio y se repite la tonalidad con la que inició la canción. Al parecer una misma canción tiene varios ciclos internos. El carácter cíclico puede relacionarse con íntimas expresiones del ser humano en su vida: la cíclica llegada de la alegría, la cíclica llegada de la tristeza, la cíclica caída de la pierda que Sísifo debe volver a levantar.  Pero podría ser más simple. Podría decirse también que la repetición en su música logra, o tiene una intención, de ser introspectiva en la medida en que se conecta con nuestra repetida respiración. Que es una simple, pero fundamental, expresión de la persona. La respiración -al igual que la música de Glass- es constantemente repetitiva. La respiración por lo demás es muy significativa en los procesos meditativos budistas que sabemos han influenciado a Glass como persona (Documental sobre Philip Glass, link). Lo que defiendo, es que la repetición  no es un abuso de un recurso en la composición, sino un medio a través el cual transmite el ánimo introspectivo con el que su música penetra.

La ligereza de Philip Glas junto a la ligereza del público quiteño 

Quienes estuvimos en el concierto podemos enumerar varios momentos, gestos mínimos y no tan mínimos que dieron testimonio de que estábamos ante un sujeto que no actuaba en el escenario, sino que era en el escenario de la única forma que es. En los solos de piano, el violinista Fain salía del escenario, lo mismo hacía Glass en el turno de Fain. En cierto momento, era el turno de Fain de interpretar el violín. Glass rompió el protocolo y se quedó escuchando. Encorvado, sentado frente al piano, a momentos parecía escuchar atentamente al violinista, a momentos solo estando.

Los redactores de cultura, aprecian la sencillez de Glass, pero no la del público quiteño. Hay dos censuras que le hacen: es demasiado generoso en sus aplausos y no sabe cuándo aplaudir (link). Efectivamente, llovieron los aplausos aquella noche. Pero además, los aplausos interrumpieron el lapso de silencio que existía entre dos interpretaciones que debían ser continuas. Esos aplausos sin duda sorprendieron a Glass, quizá lo descuadraron un poco. Lo que no se ha considerado, es que el público de Quito, actuaba con la misma espontaneidad que Glass. No actuaba como público: no respetaba aquellos acuerdos de que el público solo debe dar los justos aplausos y en el momento indicado. No era ese público juez. Era un público conmovido, era un público que quería dar, aunque sea torpemente. 

Colaboración 

El Diario el Comercio realizó una entrevista a Philip Glass donde reposadamente iba dejando algunas palabras que me quedaron en mente (link). A la pregunta sobre la razón por la cual en su trayectoria había trabajando en distintos géneros y con distintos tipos de artistas él respondió: “yo creo que mi generación aportó con la idea de la colaboración, de gente trabajando, de bailarines, poetas y músicos trabajando en proyectos en conjunto”. En seguida uno piensa, por ejemplo en el magistral resultado colaborativo de Koyaanisqatsi que resulta de su colaboración estrecha con un cineasta. Después añade: “lo mejor que hizo mi generación y que las nuevas generaciones están empezando a hacer es no pensar en ellos como la pieza central, sino como una parte que interactúa con otra gente”. La posibilidad de colaborar es extremadamente potente, las palabras de Glass y sobre todo su trabajo nos han demostrado eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s