The Act of Killing: gustosa, mutilante o constituyente

Sobre cómo mi apreciación del documental The Act of Killing, proyectado en el festival Encuentros del Otro Cine, fue cambiando durante las horas

La película

Si tu víctima no ofrece resistencia y te invade el deseo de acabar con ella, este es un modo sencillo.  Busca un cable galvanizado y sujétalo de un poste. El otro lado del cable a un trozo de madera debe ser amarrado. Rodea circularmente el cuello de tu víctima con el cable, estíralo y comienza a girar el trozo de madera: “Ha, ha, ha” dirá tu víctima asfixiada y caerá al piso.

The Act of Killing, Oppenheimer, Cynn, Anonymous, 2012
The Act of Killing, Oppenheimer, Cynn, Anonymous, 2012

Anwar Congo, líder de un escuadrón para eliminar comunistas, eliminó a cientos de personas de este modo en la década de 1960 en Indonesia. Tres arriesgados documentalistas (Joshua Oppenheimer, Christine Cynn y un director anónimo) animaron a Anwar a que él, el asesino, cuente su historia a través de una película exótica. En el filme de Anwar hay escenas donde se exalta la muerte, se justifica el anticomunismo y se admira una Indonesia de elefantes y mujeres bailando bajo cascadas. Mientras tanto los documentalistas registran el proceso de la película que enfrenta a Anwar con un pasado que está vivo. Es decir, The Act of Killing es un documental sobre la realización de una película que un genocida hace de sí mismo.

The Act of Killing, Oppenheimer, Cynn, Anonymous, 2012
The Act of Killing, Oppenheimer, Cynn, Anonymous, 2012

La película de Anwar no hubiera sido posible sin la colaboración de Pemuda Pancasila, una organización paramilitar que se deriva de los escuadrones a los que pertenecía Anwar, tiene 3’000.000 de miembros, la misma ideología de limpieza social, y estrechos vínculos con el poder político en la Indonesia de hoy. Por eso Anwar y sus colaboradores, pueden hablar libremente de lo que hicieron y filmar abiertamente la película.

Gustosa, mutilante o constituyente

Al salir del cine mi primera impresión es que se trató de una película mutilante. La mutilación es una dolorosa pérdida de algo que te pertenece. En principio, sentí que esta película mutila la esperanza en las personas. Indonesia me pareció un cruel aviso del porvenir, Anwar una muestra de la violencia a la que podemos todos llegar. ¿Tiene algún sentido exponerse a tanta desolación? ¿Acaso el arte no debe ser una experiencia satisfactoria?

Habrá personas que mirando analíticamente la película pueden encontrarse ante una gustosa obra de arte. Las personas pueden reflexionar sobre los riesgos que tomó el documentalista, sobre cómo logró una mirada subalterna de la historia desde el opresor y no desde los oprimidos (lo que es brillante) y también pueden referirse al humor que maneja la cinta. Pero para mí no puede ser gustosa una pieza de arte que me deja atropellado.

Pero con el paso de las horas mi interpretación ha cambiado. Por un lado, decidir no ver películas sobre hechos violentos del siglo XX porque alteran mi ánimo es una opción cobarde y atroz. Desconocer intencionalmente esas crueldades abre la posibilidad a que se repitan, pero sobretodo es un irrespeto con los muertos que –a través de un documental, un libro o un museo- te están contando su historia.

Lo que es decisivo es tener la energía y postura suficiente para que las tragedias de nuestro pasado no opaquen la vitalidad con la que existimos. El efecto que debería tener un documental como The Act of Killing, no debería ser mutilador, sino constituyente. En ese sentido saber lo sucedido en Indonesia debería constituirnos como sujetos, que reconocen lo vivido por los muertos, y tienen consciencia de lo que está en juego en nuestra propia existencia.

Anuncios

Un comentario en “The Act of Killing: gustosa, mutilante o constituyente

  1. Me gustan los documentales que hablan de las atrocidades humanas sin provocarte devastación pero tampoco risa. Me preocupa la sobre exposición que tenemos a imágenes de violencia explícita que desensibilizan, al punto de que muchos y muchas no sentirían escalofríos al leer la frase con la que abres la reseña. Más y más, nos quieren hacer pensar que la violencia extrema es algo ineludible: parte del orden de la vida. ¡LInda entrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s