Berlinale: Reseña de la película Queen of the desert

Reseña de la película Queen of the Desert de Werner Herzog estrenada en la Berlinale

Uno era el clima en el que Nicole Kidman caminaba serena por la alfombra roja,  vistiendo un trabaje blanco y con primaveral sonrisa . Otro el invierno de Berlín, donde estaban los periodistas cubiertos con gorros, apretujados y codeándose para ubicar sus cámaras y micrófonos. La actriz les dirigió unas palabras y se acercó a la más gritona de sus seguidoras, accedió a un selfie y la chica comenzó a llorar.

Kidman, sin perder la sonrisa se unió al director Werner Herzog y el resto del elenco de la película Queen of the Desert, que la esperaba para entrar juntos al estreno mundial en el Berlinale Palace. En la sala, música apoteósica anunció su llegada, y el publicó los recibió con algarabía. Todos esperaban ver lo mejor del cine del director alemán, aunque eso no fue lo que vendría.

Queen of the Desert

Herzog asumió una pesada carga. Gertrude Bell (Nicole Kidman)  fue la primera mujer en graduarse de Oxford a inicios del siglo XX. Viajó  a remotos lugares de Persia, Iraq y Siria, llegando a conocer su geografía profundamente. Pero, lo que vuelve una figura histórica sin par, es haber logrado la confianza de  tribus beduinas y sheijs árabes de Medio Oriente.

El fuerza narrativa que lleva un personaje como Bell se ambienta en paisajes que Herzog captura con fineza como las dunas del desierto, silenciosas, extensas y en constante transformación por el viento. Paisajes que además, están habitados por variados grupos étnicos, tribus de beduinos, militares otomanos o arqueólogos ingleses. En ese atmósfera,  hay destellos de la creatividad del director, que provoca encuentros amorosas junto a calaveras o convoca a escena a jefes de tribus beduinas aisladas en el desierto que sorprenden con su refinamiento y conocimiento de la poesía.

El cautivante entorno se deshace por la chata narración de Herzog de aspectos centrales de Gertrude Bell.  En los primeros veinte minutos, la película cuenta la trágica muerte de su primer amante, un joven diplomático inglés (James Franco) que le propuso matrimonio pero fue rechazado por su padre.  Después, vendrá el insufrible enamoramiento de Bell del Consul General de Inglaterra en Damasco ( Damian Lewis), que estando casado se enamora de ella, pero su unión no llega a concretarse.

Los dramas amorosos, no llegan a ser complejos y se vuelven predecibles porque   se intercalan con las exploraciones de Gertrude Bell al desierto. La protagonista corre distintos peligros, pero con firme temperamento, con aparente conocimiento de códigos culturales y fluido árabe sale de apuros.

El problema de Herzog es el de la profundidad. Presenta el perfil oficial de Bell una mujer valiente, exploradora y romántica. Un personaje plano con un sentido de vida unívoco. En la película, Bell sólo ama el desierto, pero si es tan duro ese ambiente ¿lo habrá odiado alguna vez? Bell parece amar a pueblos musulmanes, aunque sabemos por biografías que ella llego a tener rechazo al Islam, pero en eso prefiere no entrar la película. Además, si bien se menciona que asesoró al Imperio Británico en la definición de los límites territoriales de las colonias,  se evita todo comentario sobre las consecuencias políticas de su asesoramiento.

La superficialidad del film, impide que tengamos mayor entendimiento de por qué al final de su vida, la heroína se quitó la vida. Herzog, dibuja una caricatura de un personaje histórico enigmático y, más que mostrarlo, lo oculta.

Comentario aparte merece la representación de las tribus de beduinos y los sheijs árabes. Nicole Kidman cita al Profeta en árabe y parece hacer entrar en razón a todo persona que parece conflictiva. Todos los jefes árabes la comprenden, todos quieren servirle una comida especial y atenderla amigablemente. Existe en Herzog un retrato del “otro” tan puro que -pese a mi restringido conocimiento del mundo árabe- no es difícil percibir que se trata de una caricatura otra vez.

La interpretación que hace Nicole Kidman no merece reproche. Salvo el hecho de que, siendo benevolentes, Kidman puede parecer una mucha de veinte años por su fresca belleza. Pero no logra  representar el paso de los años de Gertrude Bell al que se refiere la película.

Al final de la película quedé con inmensas ganas de conocer a Gertrude Bell quien por ahora, sólo se que existió.

Anuncios

Un comentario en “Berlinale: Reseña de la película Queen of the desert

  1. Interesante la reseña de esta película. Me da la impresión que no se trabajo en la ficción de la historia, esa posiblidad que te pudo producir tu propia lectura de la vida de Getrude Bell.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s