Feminismo y hombres solitarios

Aprender de la lucha de las mujeres es una forma de celebrarlas

self-portrait-with-arms-above-head-216x300
Egon Shiele, Self-Portrait with Arm Twisted Above Head (1910)

Claro, el día de la mujer los hombres podemos “ceder” y ser feministas. En el caso de mi papá, eso iba tan lejos como lavar los platos después de que mi mamá había cocinado. Hoy hay chicos más radicales que quieren “cargar” la cruz del machismo. Con un inconsciente cristianismo culposo, escriben en redes sociales que nosotros -los hombres en general- somos los responsables de la violación de dos chicas en Montañita. Su feminismo es un llamado a flagelarnos.

Pero aprender del feminismo es otra forma de celebrarlo. Las mujeres, antes que nosotros, tomaron consciencia de que su deseo -por las buenas o por las malas- estaba siendo disciplinado. Llamaron “rol de género” a la imposición que establecía lo que una mujer normal debía hacer, esperar y desear para no ser castigada, aislada o abandonada.

Ellas se organizaron y lucharon por decidir, más allá de las expectativas que su rol les había autorizado. Si tenían que estar quietas, estaban viajando. Si les pedían silencio, estaban charlando. Si debían sentir culpa, estaban gozando. Se dieron cuenta que el miedo a ser abandonadas, a estar solas, era ficticio porque están completas y eso es lo que ha escandalizado.

Las mujeres, en su día, nos regalan la pregunta: ¿queremos los hombres el rol de género que nos ha sido inculcado? La lucha de las mujeres nos hereda el arte introspectivo de preguntarnos qué queremos y silenciar las presiones sociales que intentan conducirnos.

Esa pregunta dinamita el deber de los hombres de ir a la guerra,  la frustración de no tener una mujer al lado o de no ser suficiente para ella, la ansiedad de ser exitosos, la represión cuando quieres abrazar o llorar. El feminismo te dice que no tengas miedo a no ser aprobado por las mujeres, por la sociedad o por el Estado. Puedes estar solo y libre, como muchas feministas lo han estado.

Los hombres solitarios no agredimos para que alguien se quede a nuestro lado. Las mujeres nos enseñan a amar sin el medio a ser abandonados. El feminismo es amar sin cálculo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s